Enter your keyword

post

Jesús y los esenios: una historia esotérica

Por Simon J. Joseph, PhD

[Nota del traductor: Esta es una sección de un post más largo que aparece en el blog del profesor Joseph. Una persona me preguntó sobre El evangelio de los esenios y no había escuchado de él. Tampoco encontré una buena respuesta a este escrito en español, entonces tomé el tiempo para traducir esta sección escrita por un experto en el tema de  los esenios. – Jonathan]

Combinando las destrezas y la soberbia de tanto el falsificador como el esotérico, Edmond Bordeaux Szekely escribió El Evangelio de la paz de los esenios, afirmando que lo había encontrado escondido en los “archivos secretos” de la Biblioteca Vaticana y los Archivos Reales de los Habsburgo en Austria. Según Szekely, este “evangelio perdido” presentaba al  “Jesús verdadero” quien hablaba de la “Madre Terrenal”, los beneficios en la salud del vegetarianismo y tratamientos para el colon. El texto de Szekely hace eco repetidamente de los evangelios. Nota los siguientes pasajes:

¡Venid a mí cuantos os sintáis hastiados y cuantos padezcáis los conflictos y las aflicciones! Pues mi paz os fortalecerá y confortará. Porque mi paz rebosa dicha.

Y Jesús respondió: “Felices vosotros que tenéis hambre de la verdad, pues os satisfaré con el pan de la sabiduría.

Felices vosotros que llamáis, pues os abriré la puerta de la vida. […] Vuestra Madre está en vosotros; y vosotros en ella.

Pues ningún hombre puede servir a dos señores. Porque o bien sirve a Belcebú y sus demonios o sirve a nuestra Madre Terrenal y a sus ángeles.

Pues ya se os dijo “Honra a tu padre y a tu madre”. Pero yo os digo, Hijos del Hombre: Honrad a vuestra Madre Terrenal y guardad todas Sus leyes, para que sean largos vuestros días en esta tierra […]

Y vuestros verdaderos hermanos son todos aquellos que hacen la voluntad de vuestro Padre Celestial y de vuestra Madre Terrenal, y no vuestros hermanos de sangre.

Para los que no saben, El Evangelio de la paz de los esenios parece ser auténtico porque el frontispicio del libro usa una copia de la fotografía del Rollo de Cobre tomado de DJD I, obviamente expuesta para darles misterio y credibilidad a las afirmaciones de Szekely. Sin embargo, el Rollo de Cobre no fue descubierto hasta los años 1950, más de veinte años después del “descubrimiento” supuesto de Szekely. Como era de esperarse, la afirmación de Szekely de haber descubierto un manuscrito antiguo en el Vaticano nunca ha sido confirmada. No hay ninguna referencia a un Evangelio de la paz de los esenios en ninguna fuente antigua. No hay fotografías, facsímiles, transcripciones o notas de traducción del supuesto texto arameo. Por consiguiente, a menos que se produzca este documento perdido hace mucho, lo cual no es probable, parece bastante claro que El evangelio de la paz de los esenios es “una fabricación pura, escrita enteramente por Szekely mismo”. Szekely casi admite lo mismo en una publicación subsiguiente:

Yo mismo escribí y publiqué varios libros sobre los esenios, la mayoría de ellos unos veinte años antes del descubrimiento del primer rollo en 1947. A partir de 1927, estos libros se basaban en ciertas fuentes históricas como las obras de Josefo, Filón y Plinio, y en manuscritos en los Archivos del Vaticano, la Biblioteca de los Habsburgo en Viena y la Biblioteca del Museo Británico.

Dado que nunca se han visto estos manuscritos, parece bastante cierto que El evangelio de la paz de los esenios es simplemente “el fruto del estudio puramente histórico de casi veinte años y de la investigación acerca de los orígenes del cristianismo”. Una examinación más cercana de los escritos de Szekely revela que sus motivos no fueron nada más que el deseo de mostrar que el cristianismo era “una de las decepciones más grandes de la historia” [y] de ridiculizar el estudio bíblico por ser “fundamentado sobre falsedades”, cuyos resultados eran “o infantiles u oscuros, o tan extravagantes como para ser casi risibles”. Szekely describe los Evangelios como “la fabricación literaria de escribas judíos” y el cristianismo como “el producto de innumerables documentos falsificados”. Sin un rastro de ironía, Szekely acusa a los cristianos más tempranos de falsificación y fraude mientras asevera que “para mí, un historiador, el fraude es simplemente fraude. Yo dejo al lector que decida si un fraude «piadoso» […] no es aun más despreciable”.

Sección tomada de “Jesus and the Essenes: An Esoteric History” por Simon J. Joseph. Traducida con el permiso del autor por Jonathan Boyd. El post original en inglés se encuentra aquí: https://simonjjoseph.blogspot.com/2018/11/jesus-and-essenes-esoteric-history.html

Simon J. Joseph es profesor del Cristianismo Temprano en la Universidad de California y enseña también en el Departamento de Religión de la Universidad Luterana de California. Ha escrito varios libros académicos sobre los Rollos de Mar Muerto y los esenios.

No hay comentarios

Añade tu reseña

Your email address will not be published.